Si ha decidido instalar una cisterna empotrada debe elegir la que mejor se ajuste a sus necesidades, dependiendo de si desea colocar un inodoro suspendido (con bastidor) o bien apoyado al suelo (sin bastidor). Ambos sistemas son compatibles con pared de obra o pared ligera y son idénticos en cuanto al depósito y mecanismos interiores (3-6 litros). Hay diferentes tipos que sobresalen más o menos de la pared. También hay diferentes tipos de bastidor: ancho convencional de 50cm, estrecho (de 35cm para lugares angostos y montaje en esquina) y bajo (de 79cm de altura para colocar bajo ventana, hornacina o buhardilla).
Ventajas de un sistema de cisterna empotrada:
- Mayor higiene. Se eliminan rincones de difícil acceso entre inodoro y cisterna. Además, con un inodoro suspendido se accede a la totalidad del suelo, eliminando impedimentos.
- Mejor aspecto. Permite un inodoro más compacto y mejora estéticamente.
- Ahorro espacio. Las cisternas empotradas son más compactas que las cerámicas.
- Fácil mantenimiento y regulación. Todo el sistema es accesible a través de la placa pulsadora.
- Fiabilidad. Los sistemas empotrados se están imponiendo en todos los mercados, tanto en obra nueva como en reformas. Los sistemas con bastidor para inodoro suspendido están diseñados para soportar hasta 400kg.

Igual que en el caso de los inodoros suspendidos, un bidé suspendido requiere de un bastidor oculto en la pared que soporte el bidé y al usuario.
Hay tres modelos en tres alturas, con las siguientes características:
- soportan los 400kg definidos por normativa, pero cuanto más alto más brazo de palanca y más seguro. Siempre que quepa, recomendamos el más alto.
- recomendamos fijarlo siempre a pared de obra con los herrajes telescópicos suministrados.
- los más bajos son para colocar bajo ventana, bajo repisa, etc. o en lugares con problemas de espacio.
- la única diferencia es la altura del bastidor, los accesorios que incluyen son idénticos.

- el montaje ideal de los sistemas suspendidos es atornillando a suelo y a pared de obra con los herrajes suministrados. Recomendamos siempre esta opción.
- también se puede fijar el bastidor a la estructura de montantes de la pared ligera con tornillería autoperforante, aunque así se añade un momento de torsión a la pared, y normalmente ésta no está pensada para trabajar así. Recomendamos construir tabiques técnicos dobles o con estructura en madera que refuerzan el sistema, siempre utilizando un sistema específico resuelto por el suministrador del tabique para tal efecto.
- el cerramiento que se construya por delante es indiferente, obra o pared ligera de cartón-yeso. En las cisternas empotradas sin bastidor se puede enfoscar directamente con la red antifisuramiento que se suministra.